By Juliana Montoya Loor clock 7 min lectura

Uso de Redes Sociales en la prevención del ciberbullying

Así como los avances tecnológicos han contribuido con el desarrollo de la sociedad, también han sido escenario para la creación de apps con usos perjudiciales, especialmente para niños y adolescentes a través del llamado Ciberbullying o acoso en Redes Sociales.

El bullying es un problema social del que tampoco escapan los adultos. Por lo general, factores como aficiones, formas de vestir, el físico o color de piel, ideología o religión, así como la orientación sexual pueden derivar en formas de acoso.

 

 

Los ataques comienzan con violencia psicológica y muchas veces terminan en agresiones físicas o incluso mortales (suicidios o víctimas mortales). Tal es la situación que de acuerdo con el organismo Bullying Sin Fronteras, el acoso aumentó en 2018 un 20% respecto al 2017  y además deja alrededor de 200 muertes directas al año.

 

 

El bullying es un problema que ha existido siempre, pero con el uso de las tecnologías ha adquirido otras dimensiones que aumentan la localización del acoso (antes acotado a lugares como el colegio).

Bajo la sombra del anonimato o en ocasiones con plena identificación, usuarios utilizan las plataformas digitales como medio para agredir a otras personas o colectivos a través de insultos, imágenes y vídeos que utilizan para ridiculizar a las víctimas en detrimento de sus derechos fundamentales, que en España están amparados en el artículo 10 de la Constitución que establece:

La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

De acuerdo con el III Estudio sobre Acoso Escolar y Ciberbullying de la Fundación Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), los más afectados rondan los 13 años de edad.

 

 

La monitorización de las conversaciones en las Redes Sociales ha servido de apoyo para organizaciones de protección a niños y adolescentes, maestros, autoridades y especialmente padres, para facilitar la educación, prevención y denuncia del bullying.

Utilizando las mismas plataformas, se divulgan números de teléfono y direcciones de email donde informar cuando se den este tipo de situaciones, además de servir para la identificación de Apps donde se registran casos de acoso.

En este sentido, aplicaciones como ThisCrush, Sarahah, Spring.me, Yik Yak o Secret, donde niños y adolescentes mostraban abiertamente lo que piensan de otros, a través de insultos o burlas, han sido reportadas y eliminadas debido a las críticas que recibieron por su permisividad, protección del anonimato de los usuarios y encubrimiento de ataques.

Uso responsable de Redes Sociales

Es necesario establecer normas y pautas para el uso adecuado de las redes sociales, ejemplo de ello es el Proyecto Conectados, promovido por Google, BBVA y la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), que impulsa un uso responsable de estas plataformas, con una participación de 6.000 jóvenes que investigan el impacto de las TIC en la socialización así como la formación para familias y docentes.

 

Otros puntos a tener en cuenta para prevenir el bullying son:

  • Concienciar a la sociedad para que se den cuenta que “toda acción tiene sus consecuencias”, pensar si lo que escribes o compartes puede afectar a terceros.
  • Creación de contenidos y anuncios con foco en niños y adolescentes, quienes son los más perjudicados.
  • La formación debe estar orientada también a padres, para detectar el problema desde casa y evitar que vaya a más.

 

De esta manera, y para un seguimiento efectivo del contenido nocivo, el análisis de la conversación en redes sociales, de forma categorizada, como se realiza en la plataforma de Séntisis, permite identificar información relevante y accionable, horas clave en las que se publican los mensajes, el patrón y tipo (burlas, insultos, etc.), así como la detección del perfil de los implicados (perfil de víctimas y agresores), con el objetivo de evitar posibles ataques y poder actuar inmediatamente.

Lo anterior, como soporte para iniciativas que ayuden a la protección de niños y adolescentes desde organismos públicos, privados, autoridades y acciones de responsabilidad social corporativa, con el objetivo de potenciar un lado más amable de la comunicación digital.

Esta entrada fue escrita por

Juliana Montoya Loor

@Kanacienta

También te puede interesar

Marcas e industrias

«Euskadi tiene un color especial». Repercusión de ocho apellidos vascos en RRSS

El mejor estreno en cartelera del 2014. A ocho apellidos vascos va a ser muy difícil desbancarla del primer puesto...
Marcas e industrias

5 consejos para perfiles de turismo en Instagram

Ha llegado el verano y las redes sociales se llenan de opciones de destinos para ir a pasar las próximas...
Actualidad

IV Barómetro Político «Especial Madrid»

Hemos presentado la cuarta edición del Barómetro Político. Tiene como temática principal el análisis de los candidatos al Ayuntamiento y...